Storytelling: El arte de contar historias en el marketing

Había una vez… un anglicismo de moda en el marketing y la publicidad, su nombre era Storytelling y era más antiguo y sencillo de lo que la gente creía, ya que no se trataba de otra que cosa que el arte de contar historias.

Desde el inicio de los tiempos, todas las culturas han coincidido en la importancia de transmitir mensajes que perduraran. Pensemos en nuestros ancestros más antiguos reuniéndose en torno al fuego, contando cuentos -algunos de los cuales han perdurado hasta hoy- para explicarle a las nuevas generaciones cómo funciona el mundo, cuáles son los héroes a los que debían imitar y las conductas que debían imitar.

Hoy las comunicaciones han cambiado y son increíblemente más complejas, pero la esencia sigue siendo la misma: la mejor forma de inmortalizar un mensaje es contando una historia.

Es por eso que los expertos en comunicaciones hemos vuelto a mirar a esta antigua tradición del Storytelling para destacar nuestros mensajes en un mundo hiperconectado.

Érase una vez una estrategia de marketing

¿En qué se relaciona el Storytelling con el marketing? El objetivo del marketing (ya sea corporativo, tradicional, digital o lo que sea) es esencialmente convencer a una o varias personas sobre el valor e importancia de algo. En este sentido, su finalidad no es tan diferente de los cuentos que buscaban generar una reacción o fomentar una conducta.

Además, en ambos casos, el camino para lograrlo es conectar con el corazón del oyente, sus emociones, deseos y símbolos. Hacer que el oyente se identifique con nuestro mensaje y quiera quedarse hasta conocer el final.

De esta forma, son cada vez más las compañías que están incluyendo los principios del Storytelling en sus estrategias de marketing para contar las historias de sus empresas, servicios y productos, generando una conexión emocional, empática y humana con sus audiencias o clientes.

Sherezade: una campaña de mil y una noches

¿De qué sirve el storytelling?

Pongamos un ejemplo: El principal cliente de tu negocio resulta ser un sanguinario sultán que todos los días manda a asesinar al emisario que trata de venderle tus servicios. Hasta que envían a una experta agente de marketing llamada Sherezade quien, a través de una estrategia de storytelling, logra capturar su atención durante mil y una noches hasta que terminar por fidelizarlo y salvar su vida.

Puede que el ejemplo te haya resultado vagamente familiar, pero detengámonos la siguiente pregunta: ¿Cómo es que Sherezade logró salvarse durante mil y una noches contando cuentos?

  1. A todos les gustan las historias: Ya sea un feroz sultán o un cliente complejo, en el fondo todos somos niños que nos entusiasmamos con un relato bien contado e interesante.
  2. Las historias crean lazos: Al sultán le gustaban los cuentos de Sherezade porque hablaban de sus tierras y de sus creencias, por lo que se sentía identificado con los personajes. Tus clientes también buscan referentes con los cuales sentirse reflejados.
  3. Las historias dan contexto y coherencia a los datos: Todas las historias de las Mil y Una noches están conectadas entre sí y conforman un solo relato. De la misma forma, el uso del Storytelling te permite unificar los distintos mensajes de tu empresa o marca, hacer de ella un relato coherente que genere confianza en tus clientes y darle un significado superior a la información que brindas.
  4. Las historias conectan con la emoción: Asombro, curiosidad, empatía, esperanza. Todas esas emociones las encuentras tanto en los cuentos de Las Mil y Una Noches como en una estrategia de contenidos bien articulada.
  5. Las historias mantienen el interés en el tiempo: Dice la historia que la relatora nunca contaba el final del cuento y el sultán, ansioso por conocer la continuación la dejaba vivir una noche más. Igualmente, el storytelling puede sostenerse en el tiempo manteniendo la atención de tu cliente con una buena narrativa.
  6. Una buena historia perdura en el tiempo: Los buenos cuentos pueden trascender generaciones siendo contados una y otra vez. Una buena campaña de storytelling es más fácil de recordar que un complejo entramado de mensajes aleatorios. Y si está bien hecho, puede trascender al servicio o producto.

¿Ahora entiendes las ventajas de un buen relato? Entonces pasemos a lo práctico

El arte de la narración

Un cuento “es una narración breve creada por uno o varios autores, basada en hechos reales o ficticios, cuya trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un argumento relativamente sencillo.”

El Storytelling es homologar esta definición y sus componentes y aplicarlos en el mensaje que quieres emitir:

  1. El tema del cuento: es el asunto sobre el que trata. El leitmotiv de tu mensaje (¿Es un relato de inspiración? ¿Busca crear conciencia de un asunto importante? ¿Se centra en alguna emoción particular como el amor, la amistad o la familia?, etc.)
  2. Historia: Todo cuento se articula con un principio, desarrollo (nudo) y desenlace (final). Esta es la clave de tu narración.
  3. Personajes: Un protagonista (tú, tu empresa, tu producto o tu marca) que debe enfrentar desafíos para lograr el objetivo final, puedes incluir amigos, guías o antagonistas que afecten las acciones del personaje central.
  4. Ambiente: ¿Cuál es el contexto de tu relato? ¿Comenzó hace mucho o es hijo de esta época? ¿Es de alcance global o se enmarca en una pequeña comunidad?

Una vez detectados estos elementos, ya puedes comenzar a construir tu relato según los principios del storytelling.

¿Listo para comenzar a narrar tu propia historia? En SVK podemos ayudarte a aplicar esta técnica a tu estrategia de comunicaciones para conectar con tus audiencia. Contáctanos

 

 

 

Deja un comentario