La Reputación: Un activo para empresas y organizaciones

reputación-corporativa

“Reputación” es una de esas palabras que se entiende fácilmente, pero no siempre es comprendida en su importancia, especialmente si hablamos de reputación corporativa.

La RAE nos dice que la Reputación es la “opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo”, sin embargo, en las grandes marcas y corporaciones, ésta representa más bien un Activo de negocios, el cual -como todos los activos- debe ser protegido, administrado y potenciado con eficacia para procurar su crecimiento.

En una compañía, la reputación o la forma en que somos percibidos al exterior, es una pieza clave en la creación de relaciones de confianza con nuestros grupos de interés, de modo que una organización que ha gestionado este patrimonio tiene más posibilidades de generar una acción en sus stakeholders (concretar una venta, un acuerdo, una afiliación, etc.) que aquellas que no lo han hecho.

cita-repu

Lo dicen los expertos.

En palabras de Enrique Johnson, director para España y América Latina del Reputation Institute, “al mejorar 5 puntos la percepción global de una empresa se traduce de media en un 6% más de consumidores dispuestos a comprar sus productos, hablar bien de ella o concederle el beneficio de la duda en una crisis.”

Esto último es crucial. Son incontables los ejemplos de empresas archiconocidas que han sucumbido por el mal manejo de una crisis, así como otras que han logrado recuperar la confianza de sus clientes reaccionando adecuadamente y manteniendo la salud de su reputación, e incluso, mejorándola.

dominos-pizza-crisis-reputacion-online
Un joven  reclamó por una pizza  Domino’s mal presentada y terminó recibiendo una visita del propio chef de la compañía y un video en que el presidente de la empresa reconocía el error y señalaba que eso no debería ocurrir jamás. El hecho arrasó en las redes sociales, fortaleciendo la reputación de la empresa. Encuentra la historia aquí

Para grandes o pequeños

Es preciso comprender, que gestionar la reputación corporativa no es un asunto exclusivo de grandes corporaciones transnacionales, sino de cualquier compañía que pretenda destacarse en su medio. No importa si se trata de una gran empresa, una PYME o un profesional freelance que se oferta a sí mismo como marca; la reputación debe ser una prioridad a la hora de salir al mercado a ofrecer sus productos o servicios.

Pero… ¿Cómo gestionamos la reputación de una organización?

Entendiendo que la reputación es una “percepción externa” puedes preguntarte cómo trabajar sobre algo que no controlas, pues entonces te respondemos que la clave es la Comunicación.

La correcta gestión de la Comunicación interna y externa de tu empresa permite la construcción de una identidad sólida, que a su vez, se refleja en la confianza de tus stakeholders. Es decir, no basta con una impresionante arquitectura de marca (símbolos y promesas que la empresa desarrolla para diferenciarse de sus competidores) si este mensaje no está integrado en la Visión (propósito o estrategia) y la Cultura (normas, valores y pautas de conducta que comparten los integrantes).

“GESTIONAR LA COMUNICACIÓN PERMITE REUNIR TODAS ESTAS CONCEPCIONES Y UNIFICARLAS EN UN SOLO MENSAJE QUE SEA CLARO HACIA EL INTERIOR Y EL EXTERIOR DE LA EMPRESA”

Esta concepción de la comunicación organizacional como un elemento primordial, constante y continuo que debe ser integrado en cada una de las áreas de la compañía (marketing, RR.HH, Operaciones, etc) es la base para lograr trasmitir la imagen que tú quieres a tus stakeholders y construir una buena y sólida reputación en ellos.

¿Quieres saber cuál es la reputación de tu empresa y qué hacer para gestionarla? Conversa con nosotros. En SVK Comunicaciones tenemos lo que necesitas

Deja un comentario